viernes, 19 de agosto de 2011

Día Mundial de la Fotografía

[Post que escribí hace casi 3 años al propósito de esta fotografía:


honestamente está cortado y pegado, asi que ustedes disculparán los datos ya caducados. Lo vuelvo a postear porque me entero que hoy es Día Mundial de la Fotografía, asi que va:]

Recién vimos como un periodista iraquí (Muntazer Al-Zaidi) le arrojó dos zapatos al aún presidente George Bush al mismo tiempo que lo llamaba “perro”. Evidentemente, al ser testigo de lo que el susodicho Bush le ha hecho a Irak durante la invasión norteamericana, el periodista actuó en consecuencia a sus ideas y principios.

Este acontecimiento me llevó a reflexionar sobre los periodistas que, por su trabajo, son testigos de matanzas, tragedias, genocidios e injusticias. ¿Hasta donde pueden soportar su papel de periodistas y no volverse parte del conflicto que tienen que cubrir para los medios?. ¿Hasta cuando dejan de lado al ser humano para ser simples observadores y describir la realidad de los hechos sin intervenir en ellos?. Kevin Carter fue uno de los que finalmente no soportó ser simple observador y se arrepintió de no haber participado en el hecho que capturó con su cámara fotográfica.

Kevin Carter fue un fotógrafo sudafricano; durante toda su vida estuvo cubriendo los conflictos entre los negros y los blancos en el apartheid. Literalmente estuvo gran parte de su vida viendo como negros y blancos se mataban unos a otros y su trabajo como fotógrafo fue dejar registro de esos asesinatos. Al cabo de los años le sucedió lo peor que le puede pasar a un ser humano: se volvió insensible. O bien fue obligado a ser insensible, porque de no haberlo sido hubiera interferido con su trabajo. Le ayudaba el alcohol y las drogas que consumió durante el tiempo que duró el apartheid.

En marzo de 1993 decidió irse a Sudán para tomarse unas vacaciones, al llegar ahi fue cuando vio a una niña famélica (vamos, “famélica” es una palabra demasiado elegante). Vio a una niña cuya piel se confundía con sus huesos, una niña cuya desnutrición era tan evidente como su muerte en las siguientes horas. Un buitre detrás de ellas esperaba paciente su comida. Kevin Carter sacó varias fotografías y después se le ocurrió que tendría más impacto si el buitre agitaba las alas. Asi que esperó durante veinte minutos a que lo hiciera; sin embargo el buitre se mantuvo inmóvil esperando que la niña se convirtiera en su comida.

La foto (ver arriba) ganó el premio pulitzer en abril de 1994. Pero también fue el final para Kevin Carter. La gente cercana a el le preguntaba sorprendida como era posible que no hubiera ayudado a la niña inmediatamente después de sacar la foto. Decidió no involucrarse y hacer simplemente su trabajo. Seis días después, uno de sus mejores amigos (Ken Oosterbroek), fallecía en un tiroteo en Tokoza. Ken tampoco se involucró en los hechos que fotografiaba: lo involucraron matándolo.

Kevin Carter recibió el premio pulitzer y después se emborrachó durante varios días. La culpa de no haber ayudado a la niña lo atormentó al igual que la muerte de su amigo. Decidió estacionar su carro cerca del rio donde jugaba de niño y se dedicó a respirar monóxido de carbono emanado de una manguera hacia su asiento hasta morir.

Ah por cierto: Feliz Navidad a todos.

P.D. Post original del 17 de diciembre del 2008

5 comentarios:

cosmos02 dijo...

Bro:

¿Ya checaste que hay una película sobre Kevin Carter con el Fana? Va la liga:

http://www.sdd-fanatico.org/the-bang-bang-club-2010/

Un abrazo Bro.

El Agus dijo...

Bajóla en cuanto pueda Bro, gratzie

Saludotes

Verónica dijo...

Es terrible esta historia, la conocía por partes y por eso te agradezco el habérmela contado entera! Saludos!

El Agus dijo...

Te recomiendo la película "The Bang Bang Club". Recién la vi, te narra la historia de estos fotógrafos en Sudáfrica.

Saludos y gracias por pasar por aca Verónica

Casiopea dijo...

ya había leído sobre esto, un hombre que recibe un rimbombante y afamado premio y eso no sólo no le importa, sino que también lo hunde.

yo, suelo apasionarme por estas injusticias...hasta lloro... en fin, pero siendo completamente honestos, salvar a esa niña, cómo lo hubiera hecho? llevarsela de ahí y alimentarla, cuidarla, mantenerla el resto de su vida? y al resto de los niños quien los salva? quien esta haciendo algo por Somalia? lo pasan y lo pasan en las noticias y no ayudan en nada! Carlos Loret de Mola transmitio esta semana desde ahí, y ni él, ni televisa ni nadie con poder y dinero lo hace!

Kevin Carter se sintió completamente impotente; yo, estoy muy indignada por esos hechos injustos, pero también, me siento impotente