domingo, 30 de octubre de 2011

Corridas de toros


Imagen tomada de El Universal

En una de las escenas de la película “Dead poets society”, el profesor John Keating, interpretado por Robin Williams, sale con sus alumnos a jugar futbol. Les dice “Algunos devotos les dirán que inherentemente un deporte es mejor que otro; para mí, el deporte es la oportunidad que te dan otros seres humanos para superarte”.

La frase es muy cierta, piensen en el futbol soccer, once contra once y ganan los que tengan más talento para golpear la pelota con los pies y colocarla dentro de una portería. El basquetbol, ganan aquellos que sepan dar pases más rápido y botarla con habilidad para meterla en una canasta (no por nada es el “deporte ráfaga”). El tenis, uno contra uno y gana aquél con la precisión de colocar una pelota en el campo del contrario al golpearla con una raqueta. El box, dos seres humanos con el mismo peso buscando conectar los golpes precisos para doblar y noquear al adversario en el menor número de rounds.

Continué pensando en los deportes existentes y en todos noté algo, finalmente son seres humanos contra seres humanos bajo las mismas reglas y, efectivamente, obligando al contrario a superarse, a ser mejor, teniendo el mismo sistema de puntuación y, al final, el mismo castigo o premio para aquellos que pierdan o ganen el encuentro.

¿Pero qué sucede con las corridas de toros? Reconozco que no sé las reglas, tradiciones o elementos que conforman una corrida de toros. Sin embargo es probable que mi ignorancia me permita ver las cosas más claramente. Lo primero que veo es a un ser humano azuzando a un toro con un trapo rojo. Aparentemente la idea es lograr que el toro pase el mayor número de veces posibles a través del trapo rojo sin que al torero le toque alguna cornada.

Por principio es un encuentro desigual, por un lado un ser humano con mucha mayor inteligencia armado con un trapo rojo y una espada. Por el otro un toro con bastantes más kilos de peso que el ser humano aunque con menos inteligencia y con dos cuernos afilados. Tal vez, para hacerlo más justo, deberían hacer crecer al ser humano al peso del toro, quitarle la espada y el trapo rojo y darle dos cuernos. O bien al toro adelgazarlo al peso del ser humano, darle más inteligencia y dotarlo de una espada y un trapo rojo. Que ambos contrincantes tengan igualdad de circunstancias. ¿Cómo ven? Ok, está difícil pues…

Supongo también que la mayoría de las corridas taurinas terminan o bien con la muerte del toro o con éste ganándose el “indulto”. Claro que ya habríamos terminado con las corridas de toros si la mayor parte de las veces perdiera el torero. No somos tan estúpidos para conservar una “tradición” en la que los humanos que participan en ella casi siempre se murieran. Por supuesto que no. Digo.

Ahora bien, también el asunto de los premios y castigos para el que pierde y el que gana. Si el toro pierde lo matan. Si el torero pierde lo abuchean y, me imagino, deja de ser torero y se dedica a otra cosa. También puede recibir cornadas y terminar en el hospital desde luego. Si el toro gana le perdonan la vida. Si el torero gana tiene fama, lo invitan a más corridas, tiene más renombre, gana más dinero. ¿Como que no es pareja la cosa no?

Honestamente no estoy pensando en “los derechos de los animales”. Sólo pido corridas de toros con igualdad de circunstancias. Mismas armas y peso para los dos, torero y toro, y mismos castigos y premios para el que gane o pierda. Esperen…¿sí sería muy cruel si el toro gana que matemos al torero verdad? Tal vez solamente darle de premio al toro el rabo y las orejas del torero.

En fin, que como suceden ahorita no me gustan las corridas de toros. Espero que algún día logren que sea una competición más equitativa. Gracias por su atención.

2 comentarios:

Fionn dijo...

Jajajaja, buen punto agus, pero eso de cortar orejas y rabo de humano ya se patentó... con un tal Arizmendi.

Esta difícil eso de igualar la competencia; ni siquiera corriendo podríamos ganarle a un toro.

ya se! y si hacemos competencia de quien tiene los cuernos mas largos? porque para ponerlos eso si...

El Agus dijo...

Ese tal Arizmendi lo dejan un rato más y también lo convierte en deporte el muy jijo...

Pues si no pueden igualar la competencia entonces termina siendo injusta y, por tanto, deberían prohibirla. Digo, yo nomás digo.

Por otra parte lo de poner los cuernos más largos ahi sí para que veas hay muchos que arrasarían con todas las de oro jejeje.

Saludotes!