domingo, 11 de abril de 2010

Mil diputados



[Escrito por Cosmos02]

¿Quinientos diputados son muchos? Yo creo que no ¿Qué hay que reducir su número porque, entre otras muchas razones bien justificadas, son muy onerosos a las finanzas públicas y porque la mayoría de ellos sirve para un carajo? Otra vez creo que no, al contrario, propongo que sean mil.

¿Me he vuelto loco? No, hasta donde sé. ¿Por fin decidí ventilar públicamente mi masoquismo social? No, tampoco. Mejor me explico.

Acabo de leer un interesantísimo artículo del maestro Pérez-Reverte sobre los diputados españoles que perfectamente podría referirse a los diputados mexicanos (y supongo que a los de casi todo el mundo), dice el artículo:

“No identifico a casi ninguno, y apenas veo los telediarios; pero al pájaro se le conoce por la cagada. Van pavoneándose graves, importantes, seguros de su papel en los destinos de España, camino del coche o del restaurante donde seguirán trazando líneas maestras de la política nacional y periférica. No pocos salen arrogantes y sobrados como estrellas de la tele, con trajes a medida, zapatos caros y maneras afectadas de nuevos ricos. Oportunistas advenedizos que cada mañana se miran al espejo para comprobar que están despiertos y celebrar su buena suerte. Diputados, nada menos. Sin tener, algunos, el bachillerato. Ni haber trabajado en su vida. Desconociendo lo que es madrugar para fichar a las nueve de la mañana, o buscar curro fuera de la protección del partido político al que se afiliaron sabiamente desde jovencitos. Sin miedo a la cola del paro. Sin escrúpulos y sin vergüenza. Y en cada ocasión, cuando me cruzo con ese desfile insultante, con ese espectáculo de prepotencia absurda, experimento un intenso desagrado; un malestar íntimo, hecho de indignación y desprecio.”

Y continúa:

"Quizá porque los conozco, concluyo. No uno por uno, claro, sino a la tropa. La casta general. Los he visto durante años, aquí y afuera. Estuve en los bosques de cruces de madera, en los callejones sin salida a donde llevan sus irresponsabilidades, sus corruptelas, sus ambiciones. Su incultura atroz y su falta de escrúpulos. Conozco las consecuencias. Y sé cómo lo hacen ahora, adaptándose a su tiempo y su momento. Lo sabe cualquiera que se fije. Que lea y mire. Algún día, si tengo la cabeza lo bastante fría, les detallaré a ustedes cómo se lo montan. Cómo y dónde comen y a costa de quién. Cómo se reparten las dietas, los privilegios y los coches oficiales. Cómo organizan entre ellos, en comisiones y visitas institucionales que a nadie importan una mierda, descarados e inútiles viajes turísticos que pagan los contribuyentes.”

Y a esa lista de linduras, si habláramos de nuestros H. diputados federales mexicanos, podríamos añadir cómo se confabulan cotidianamente para boicotear la democracia y hacer imperar siempre la impunidad para los ricos y los poderosos, sin importar lo que hayan hecho en este país en donde una gran cantidad de ellos tendría que estar en la cárcel.

¿Y ante ese escenario yo quiero que sean mil? Pues sí, quiero que sean mil, dos por distrito (o sea, seiscientos con los nuevos) y cuatrocientos más por vía plurinominal pero los nuevos vendrían sin lista, sino por prelación (otro día cuento qué es eso). Pero ojo, serían entonces quinientos que vengan de los partidos, los anquilosados y anacrónicos partidos, siempre tan alejados de la gente y sus necesidades. Pero los otros, la segunda mitad, deben cumplir ciertos requisitos que enlisto enseguida:

a) Deben ser de la sociedad civil y no haber pertenecido en ningún momento a partido político alguno y no haber hecho ninguna actividad proselitista partidista alguna. Al que se le compruebe antecedente de algo por el estilo, queda fuera automáticamente.

b) Deben tener estudios universitarios, de preferencia algún título de licenciatura como mínimo, pero sobre todo, deben tener un amplio reconocimiento social como hombres y mujeres honorables. A esos diputados los rondarían, como a ningunos otros, los fantasmas de la corrupción, las mordidas y las tentaciones sin fin, además de que serían los más vigilados de todos, por eso su reputación tendría que ser intachable.

c) Los candidatos deberán comprometerse a no ocupar ningún cargo de elección popular en los próximo 5 años después de haber sido diputados, para que no usen el cargo como trampolín.

d) De ganar, deben aceptar el cargo de manera honorífica. Es decir, no cobrarán dieta en la cámara de diputados. Ser diputados-ciudadano (así podríamos llamarlos) sería un honor para poder servir al país, no servirse de él. En los casos de los distritos que elijan a algún diputado-ciudadano que no pueda sostener su presencia de tres años como diputado, se crearán comités de contribuyentes que le pagarán una dieta nunca mayor a 3 salarios mínimos. Los integrantes de los comités contribuyentes deducirán esas aportaciones de sus impuestos. Si un hombre modesto llega así a diputado, no pierde su muy digna condición de hombre modesto.

e) Tendrán voz en tribuna y voto como cualquier diputado federal, pero no contarán con fuero. De ese modo, no sólo perderían su condición de diputados si se les descubre cualquier corruptela (tráfico de influencia, venta de votos de los diputados, etc, sino además, se van a la cárcel por cualquier delito que se les compruebe).

f) Su labor será fundamentalmente votar las propuestas legislativas junto con los demás diputados y, los que puedan, legislar propuestas propias, no hacer gestoría ni otras actividades con las que los diputados hacen clientela política en sus distritos.

Vaya, la idea es que fueran un contrapeso a los diputados partidistas y que no tuvieran trabas que les impidieran votar cosas que los actuales, con la red de compromisos partidistas en los que se mueven, no pueden aprobar, como, por ejemplo, la reducción de sus propias dietas o el presupuesto para sus propios partidos.

En un escenario así, estoy seguro que los diputados partidistas, sin distingos de colores, tendrían que estarse uniendo tiro por viaje para que los diputados ciudadanos no les ganen votaciones que atentan contra todos y, por tanto, lo que quedaría clarito, diáfano, sin pizca de duda, es que los diputados actuales, tal y como está el congreso, suelen ir contra el interés de la mayoría constantemente.

Pero sea, es un sueño guajiro, por lo que sólo nos queda seguir mentándoselas, aunque sea de un modo tan fino como el de Pérez-Reverte.

4 comentarios:

El Agus dijo...

Que todos ganen el salario mínimo. Cerrándoles el acceso a la posibilidad de hacerse ricos con eso mejoraríamos mucho.

¿Que como logramos que no se enriquezcan una vez que son diputados?. Ahi esta lo cabrón, pero creo que si le echamos coco si encontramos la solución.

Un abrazo bro.

Orson dijo...

Pues hay un par de errores en tus incisos; el a), por ejemplo ¿los que pertenecen a partidos no pertenecen a la sociedad civil? en un artículo de opinión de la jornada, un escritor decía más o menos: "Siempre se vota por alguien "sobresaliente", el hijo de la vecina no será una opción porque nadie lo conoce, pero el que pueda pagar su auto-publicidad podría llegar a ser votado". De allí que es una patraña eso de "candidaturas independientes" porque nadie es independiente de la sociedad civil.
El inciso b) tiene otro problema mucho mayor ¿estás en contra de la democracia real? ¿porqué excluirías a 90% de la población que no tiene estudios universitarios? La democracia, como la pensaron los escritores de la Constitución, lo hicieron pensando en que cualquiera pudiese ser diputado u ocupar un cargo de elección popular, porque creyeron que la gente decidiría por conocerlo, no por su educación. La Educación Universitaria NO es obligatoria en México, así que estarías desechando buenas personas bajo ese criterio. También cabe recordar que hay personajes nefasatos que tienen la universidad FeCal, por ejemplo. o Fox.
El inciso e) propone otro problema mayor: En méxico no existe eso de "inocente hasta que se compruebe lo contrario" sino lo opuesto. ¿Cuántas sospechas hay de que la madre de Paulette es la asesina? La opinión pública ya la condenó, y los tribunales no. Pero en el caso de Atenco ya culparon y sentenciarion a varios años de cárcel a "secuestradores" de una carretera ¿a dónde se la llevaron y cuánto pidieron para regresarla? Solo los jueces supieron. Si sigo con casos así no terminaría. Conclusión: El que esté en el poder intentará acotar con cárcel al que no tenga fuero ¿Qué le querían hacer a AMLO al desaforarlo?
Los demás están muy buenos y bastante ideales, la idea en general es genial.
También el del Agus estuvo genial. Pero también tendrían que entrarle a la misma ley laboral: tres faltas injustificadas al mes y cuello.

Saludos.

cosmos02 dijo...

Mi estimado Orson:

Coincido plenamente contigo y concuerdo que lo propuesto tiene esas y muchas más debilidades que la hacen absolutamente inviable, pero eso sale cuando se proponen cosas al vuelo y bajo el influjo de esta indignación permanente que nos invade.
Por otra parte, curiosamente, después de escribirlo leí un artículo en el Reforma que hablabla de una iniciativa ciudadana, no se qué tan sesgada u honesta, para ponerle marca personal a los diputados, habría que echarle un vistazo a esa propuesta. La página es:

www.500sobre500.com

Resalto algo más: ciertamente, es discriminatorio querer ponerle a los diputados requisitos académicos y, además, no es garantía de nada. Chertamente, cherto.
Si estamos diciendo que se confabulan cotidianamente para boicotear la democracia a favor de intereses de los poderes fácticos, es obvio que no les costaría ningún trabajo hacerle la vida de cuadritos a los utópicos diputados-ciudadanos. Ni pech.

Recibe un gran saludo y gracias por comentar.

STEEL dijo...

LA VERDAD ESTA MUY CABRON,QUITAR A LOS POLITICOS SU PODER..LLAMESE ECONOMICO Y PERSONAL,SUS FAMILIAS SIEMPRE LO HAN SIDO Y EN MEXICO EXISTE UNA GENERACION DE MANTENIDOS DE GOBIERNO...QUE AL FINAL DE CUENTAS DEJAN QUE LAS COSAS SUCEDAN..NI UNA REVOLUCION SERIA LA SOLUCION,AL FIN Y AL CABO QUEDARIAN OTROS...Y DESLUMBRADOS POR EL PODER...SERIA LA MISMA INCHE ESCENA DE UNA PELICULA MALA...SALUDOS Y MUY BUENOS COMENTARIOS