lunes, 20 de septiembre de 2010

La increíble y triste historia de Tim Paterson y su patrón desalmado.

(Por Cosmos02)

Pues les voy a contar la historia como me acuerdo que la leí. Eso significa que no me pidan precisión en los datos o que me ponga a buscar referencias en Wikipedia o similares. En todo caso, si tienen alguna duda, pues ahí le buscan y me dicen que la regué en esto, en lo otro o aquello. No hay problema.

El caso es que cuentan que por ahí de finales de los 70's, ante el abrumador éxito que Apple tenía con sus primeras computadoras personales, IBM se puso a diseñar su primera computadora personal, más por razones de prestigio de la empresa que por razones de mercado. IBM era muy escéptico respecto al futuro de la informática personal. Tanto, que se puso a diseñar el hardware de lo que después sería la IBM-PC, pero decidió no distraer a nadie de su departamento de desarrollo de software para el diseño de un sistema operativo de la misma.

Para eso, IBM negociaba con un joven genio llamado Gary Kildall, que había fundado una empresa llamada Digital Research y que tenía un sistema operativo llamado CP/M (Control Proccesor, Monitor o algo así) bastante adecuado para el procesador Intel que IBM planeaba utilizar en sus equipos, el célebre, por aquel entonces, claro, 8086.

Sin embargo, dicen también que no se concretó ningún acuerdo porque la esposa de Kildall no estaba de acuerdo con algunas cláusulas de confidencialidad que IBM exigía para el contrato. Otra versión dice que los ejecutivos de IBM se molestaron mucho porque Kildall los hacía esperar mientras volaba su avioneta (no se si de control remoto, una de a deveras, volaba en una y otro piloteaba o en vez de avioneta era una motocicleta, no se, como sea, no me acuerdo). Una tercera versión dice que una empresa del tamaño de IBM suele tener políticas de relaciones de negocios muy conservadoras, de modo que hicieron lo posible por deshacer el trato con Kildall cuando descubrieron que éste era medio hippie y gustaba de la cannabis, lo cual afectaba al prestigio de la empresa.

En otra parte de los Estados Unidos, mientras tanto, dos miembros de la junta de administración de una asociación sin fines de lucro llamada United Way of no se qué conversaban de diversos temas después de una reunión formal. Se trataba de la señora Mary Maxwell y de John Opel, alto ejecutivo de IBM, que le confiaba los planes de la empresa para fabricar una computadora personal y de las dificultades que tenían para encontrar quién les hiciera el sistema operativo. La leyenda dice que la señora Maxwell le recomendó al señor Opel se entrevistara con su hijo, el cual tenía la empresa y el producto exacto para sus necesidades.

El hijo de la señora Maxwell se entrevistó entonces con John Opel y le ofreció tener un producto en algunas pocas semanas. Sin embargo, no sólo no tenía tal cosa como un sistema operativo, sino que, además, no tenía la menor idea de cómo le iba a hacer para desarrollar uno.

Es entonces cuando aparece en escena Tim Paterson, empleado de una compañía llamada Seattle Computer Products, (que quién sabe a qué se dedicaba), el cual desarrolló un clon del sistema operativo de Kildall. Aunque él lo niega diciendo que desarrolló el código de cero, lo que comunmente se cree es que desensambló el código del CP/M, lo altero en diversas partes y lo presentó como propio bajo el nombre de Quick and Dirty Operating System o, abreviadamente, como QDOS.

El hijo de la señora Maxwell se enteró del sistema operativo de Paterson y se lo compró, con todo y los derechos por supuesto, por 50,000 dólares. Paterson seguramente no hubiera pensado que era el negocio de su vida si se hubiera enterado que el convenio con IBM del hijo de la señora Maxwell era de 5 millones de dólares y sólo para la primera fase del convenio. Otra diferencia fundamental es que, en lugar de, a su vez, revenderlo a IBM, lo único que se le daba a IBM era una licencia de uso para que éste lo vendiera con sus computadoras como PC-DOS. El hijo de la señora Maxwell se reservó pues, la propiedad del sistema operativo y, además, se reservó también el derecho de venderlo por su cuenta a otros fabricantes bajo otro nombre.
Dice la historia que al enterarse del asunto, Kildall se acercó a IBM planteándoles un grave problema legal, el cual, para acallarlo, llevó a IBM a indemnizar a Digital Research con 800,000 dólares y a firmar un convenio con él para que las primeras IBM-PC también pudieran adquirirse, optativamente, con CP/M (de Kildall) o con PC-DOS (ex de Paterson). Es decir, prefirieron no deshacer el convenio con el bien portado, buena familia y políticamente correcto hijo de la señora Maxwell, aunque fuera medio transa y darle una lana al marihuano para que no hiciera bulla.

Como sea, el hijo de la señora Maxwell todavía tuvo la puntada de contratar una temporada a Tim Paterson para que hiciera modificaciones y mejoras al QDOS, ahora llamado MS-DOS (donde la "D" ya no es de "Dirty", sino de "Disk"), antes de que definitivamente saliera de la compañía. Si mal no recuerdo, creo que sí le dieron acciones de la empresa, por lo que a Paterson con todo, no le debe ir tan mal en la actualidad. Habría que buscarlo en la red.

¿Adivinan cómo se llama el hijo de la señora Maxwell? Sipo, Bill Gates.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena la historia! Creo que de triste no tiene nada, como dice el dicho el que "le roba a un ladron tiene 100 años de perdon", triste fue lo de Gary Killdall(aunque tambien tuvo un poco de culpa, en mi opinion se creyo el personaje de que IBM le tendria que rogar por ser el creador del sistema operativo mas usado entonces el CP/M). Sin dudas, gano la mente empresarial; como pasa siempre.

Julio Cesar Pego Rocha dijo...

la historia es muy entretenida jajaj... y si yo tambien pnse lo de ladron que roba a ladron